Carta a mis amigues en lucha

Por Marilyn Lizama

Querido compañero, compañera, me detengo entre estas llamas de odio y de muerte para decirte cuánto te quiero y admiro. Cuánto me alegra saber que estás por ahí haciendo tu parte en esta hazaña que se escribe con sangre, que nos cuesta la vida, como tantas otras veces en la historia de nuestro pueblo. Recuerdo cuando soñábamos un momento como éste, donde nuestra gente se alzara completamente unida en las calles a exigir sus derechos, a exigir dignidad. Nunca imaginamos que podríamos verlo, ni ser parte de una revolución así en esta era. Le dejábamos a nuestra descendencia esa responsabilidad, y mira cómo nos sorprendió nuestro pueblo. Nos regaló la más hermosa oportunidad de verlo florecer.

Sé que quizás no puedes estar siempre en la calle, en primera fila, como quisieras por tus hijes; que estás fuera de Chile viendo desde lejos las redes sociales, compartiendo todos los abusos y organizando las manifestaciones por la solidaridad; que estás trabajando desde tu casa por decisión de tu empresa, o que estás yendo medio día. O quizás estás en otra ciudad y tienes que seguir trabajando como si nada pasara, pero seguramente estás reflexionando con tus estudiantes, con tus colegas, con tu familia sobre todo esto y pensando formas de resistencia para las horas libres. Quizás te culpas de no hacer más, quizás quisieras ser tú quien esquivara las balas en la calle, quizás estás enfermo o enferma, quizás debes convalidar tu lucha con la lucha por sobrevivir, conseguir el alimento, la plata, la sucia plata para seguir respirando.

O quizás estás desafiando el toque de queda o te han llevado los milicos o los pacos y te han apaleado y torturado. Puede que hayas sido secuestrade, amenazade o violada. Quizás tu cuerpo lleve hoy la marca de herida de un perdigón, de una bala. Quizás estabas registrando con tu cámara las cruentas imágenes para liberarlas al mundo, los cantos de las marchas para la radio, o los gritos de dolor para escribirlos. Quizás estás haciendo una olla común para tu gente, llevando medicamentos, ayudando a heridas y heridos. O quizás, quizás, dejaste tu último aliento por tu pueblo y te asesinaron.

Sé que son días duros. Incluso que te quiebras, lloras, decaes. Que te alegras viendo las marchas y la unidad a pesar de todo, que ves a tus hijes o hijes de otres caceroleando, o a tus abuelos, a tu madre y tu padre y ves allí el por qué de tanta lucha. Sé que te descomponen los militares en las calles, que a veces les gritas y los increpas, que los llamas asesinos, que los echas a sus cuarteles. Que cada mañana haces tu mejor esfuerzo por estar entera, entero, porque sabes que éste es el momento, que es todo o nada.

Quizás naciste en otra tierra de esta Latinoamérica y ves esta lucha pensando en las de tu propio pueblo. Y quizás comienzas a gestar la revolución en tu mente, uniendo cabos entre todos los abusos, entre todos los gritos de dignidad de nuestro continente que vive la misma historia de saqueos y miseria, y donde uno tras otro, los gobiernos y el poder amenazan con metralla a quienes se atrevan a desafiar el sistema capitalista que nos han hecho tragar con la nariz tapada.

No sé donde estás, pero sé que estamos juntes. Y quiero que me sientas hoy y todas las noches en que escuches los disparos y los aviones sobrevolando tu ciudad. Quiero que sepas que estoy luchando junto a nuestro pueblo igual que tú, como una vez soñamos, y que uso todo los espacios posibles para apoyar esta revolución. En la marcha, el cacerolazo, en el escenario, en las funas, en las redes sociales, en los medios alternativos, en el colegio, la universidad, en el trabajo, la familia, en la música y en el arte.

Aquí estoy, aquí estamos y te abrazo siempre, porque lo supimos y lo reafirmamos, tenemos el derecho de vivir en paz. A los días de tanto odio, más amor. #Noestamosenguerra #estamosunides

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s